jueves, 4 de diciembre de 2014

Mamá, ¿pasa algo por ser gay?


"Mamá, ¿pasa algo por ser gay?", preguntaba la otra noche Rayo mientras se preparaba para acostarse. El tema de la homosexualidad ya había salido a relucir en casa, no sé exactamente en qué momento, o si vio a alguna pareja por la calle o si la televisión influyó. El caso es que recuerdo que un día preguntó que si los chicos podían tener novios y las chicas novias, su padre y yo asentimos tranquilamente y a otra cosa mariposa. Alguna pregunta o afirmación se ha ido colando en alguna conversación, él ha asumido que es algo natural, de lo que se puede hablar tranquilamente. Por eso la otra noche me extrañó su pregunta. 

Tirando del hilo me contó que dos de sus amigos se habían reído de un tercero mientras decían "B. es medio gay". Rayo no lo entendía, no alcanzaba a comprender el por qué de las risas, la razón de convertir el término gay en insulto. Así que nos sentamos a hablar: opciones, diferencias, libertad, normalidad, felicidad, amor, fueron palabras que aparecieron en aquella conversación. Fue corta, él tenía todo muy claro, pero seguía sin entender que sus amigos hubieran querido reírse de otro niño por ese motivo. 

Qué pena, ¿no os parece? que hoy en día pasen estas cosas entre niños de 7 años. Yo estoy segura que estos niños, que son buenos chicos, no sabían ni lo que decían y por supuesto no comprendían la magnitud de sus palabras. Tienen hermanos algo mayores, y seguramente por ahí venía todo. Pero a pesar de que el tiempo pasa, a pesar de la información, de la supuesta tolerancia, de la libertad y de que queremos pensar que las cosas han cambiado,...., aún estamos así.

Rayo no comprende la burla por ser diferente, quizá porque él mismo se sabe diferente o quizá porque en casa inculcamos una serie de valores, entre los que destaca el respeto. Yo sigo soñando con un mundo donde no se utilice la diferencia para insultar o menospreciar. Y eso sólo podremos conseguirlo gracias a la educación.

¿Qué opinas?, ¿crees que lo lograremos?

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Madre precavida vale por dos y si las Navidades se acercan vale por tres


Madre precavida vale por dos, así de claro y con las fechas que se nos echan encima casi podría decir que vale por tres. Sí, habéis acertado, estoy pensando en las temidas Navidades. Noviembre ya nos ha dicho bye-bye y ahora en Diciembre el tiempo pasa el doble de rápido. No sé por qué sucede esto, pero cualquier madre que me lea sabrá de lo que hablo. 

Primero llega el puente de la Constitución, que aunque este año es cortito cuando queramos darnos cuenta nos plantamos a mitad de mes. Después llegan compromisos varios, cafés con esas amigas o grupos a los que siempre se les ocurre quedar en estas fechas tan entrañables. Por supuesto no podemos olvidarnos de las comidas/cenas de empresas. Y, seamos honestos, llegados a este punto y edad tras una comida/cena de empresa hay que reponerse de jaquecas/resacas/falta de sueño. Que una ya no es tan joven como antes y una copilla de ná o dormir unas horas de menos o la combinación de ambas cosas deja secuelas.

Y entre que te repones y comienzas a organizar el Plan Papá Noel y el Plan Reyes Magos, casi sin darte cuenta te juntas con el Plan qué y dónde cenamos en Nochebuena y con el Plan No pienso aguantar ni una a tu madre (llamada también suegra). Un estrés vamos. Sigue leyendo

lunes, 1 de diciembre de 2014

Calendario Más Vida 2015: por su felicidad


 Adopté a mis dos chicas mayores, mis gatas, hace 12 años. Tenían un mes de vida, ¡si llegaban! Papá sin complejos y yo nos habíamos criado con gatos, perros y animales varios. Cuando comenzamos nuestro proyecto de vida en común y nos vinimos a nuestra casa a vivir sabíamos que no podía faltar un peludo en nuestro hogar. Y una tarde fuimos a una asociación de nuestro barrio a buscar a nuestras chicas. La asociación era una casa donde una mujer maravillosa tenía a sus propios animales mezclados con los que recogía. Y allí estaban mis princesas, dos bolitas, chiquitinas, hermanas, una negra y otra blanca y negra. Me las entregaron con su primera vacunación puesta, su revisión veterinaria y cartilla. Después tocaron visitas para comprobar que ellas eran felices, ¡y vaya si lo eran! 12 años después siguen con nosotros, son parte de nuestra maravillosa familia y las queremos con locura.

Hace 5 años, paseando por mi barrio, se cruzó delante de nosotros una minúscula bolita de algodón blanca con un ojito de cada color. Rayo tenía 2 años y no pudo separarse de ella. Se vino a casa y se convirtió en la fiel compañera de mi niño. La princesa es albina y sorda, una combinación genética caprichosa. Mi hijo la adora. Es el trastillo de la casa, creo que será un eterno cachorro.

Mis tres peluditas son parte fundamental de esta familia. Las queremos, las cuidamos y no concebimos nuestro día a día sin su compañía y sin su amor incondicional.

Admiro profundamente a aquellas personas que dedican su tiempo y esfuerzo a ayudar a los animales. Asociaciones, protectoras, proyectos pequeños, ayudas individuales, todo vale por hacer que ellos tengan una vida mejor. Mis niñas son recogidas de la calle y puedo decir que son muy felices y muy queridas. 

Por eso cuando Violeta Rodríguez me habló del Calendario Mas Vida 2015 me ofrecí para poder dároslo a conocer e intentar aportar mi granito de arena con esta asociación que tanto bien hace a muchos animales. 

Para empezar, las fotografías de Violeta, seguro que ya la conocéis, son maravillosas porque en ellas podemos ver el corazón de esos animalitos que aparecen en las imágenes. Y desde luego la iniciativa es fabulosa. Todos los beneficios obtenidos por la venta de estos calendarios se destinará al cuidado de los animales de APA Más Vida

¿Os apetece un calendario para el próximo año lleno de buenas intenciones? Os invito a ver algunas de las fotografías de Violeta. Si os enamoráis de alguna de estas bellezas podéis contactar con APA Más Vida.

A este bellezón de gato parece que le gusta la música

Les encanta estar donde tu estés y si pueden llamar tu atención, mejor

Criarles desde tan pequeñitos es una experiencia única

Nuestros amigos perrunos 

Los calendarios están disponibles en dos formatos: 

- Calendario de pared: 10 Euros + 2 Euros de gastos de envío. 
- Calendario de sobremesa: 6 Euros + 1 Euro de gastos de envío. 

Si os apetece colaborar y tener un precioso calendario podéis hacer vuestro pedido en esta dirección de correo: tienda@apamasvida.org

Y si estáis pensando en adoptar seguro que los amigos de APA Más Vida os podrán asesorar. Os invito a visitar su perfil de Facebook pinchando aquí

Os voy a confesar una cosa, todas las fotografías de este calendario me han encandilado, pero hay una que traspasó la pantalla y me llegó al corazón, y es esta:


Porque en la mirada de ese chiquitín sólo puede haber amor.

Enhorabuena Violeta, por participar en este Calendario, por convertirlo en algo maravilloso. Enhorabuena APA Más Vida, personas como vosotros me hacen ver que aún queda mucha bondad en este mundo. 

jueves, 27 de noviembre de 2014

Desayunos saludables en el cole, ¿os gustan?


En el curso pasado el colegio de mi hijo se sumo a la moda de los Desayunos Saludables. Sabía que en muchos colegios era una práctica habitual, pero confieso que no me gustó mucho la idea de incorporarlo a nuestra rutina. 

La dinámica es sencilla, te entregan un calendario semanal de propuestas para que los niños traigan a la hora del recreo. El nuestro es el siguiente: 

Lunes: fruta o zumo.

Martes: bocadillo o sándwich variado.

Miércoles: lácteos.

Jueves: bocadillo o sándwich variado.

Viernes: galletas y zumo. 

He de decir que no me gusta la propuesta porque condiciona no sólo a los niños sino también a las familias. No es tan fácil conseguir que un niño de 7 años coma algo tan preestablecido en la media hora de recreo disponible. El descanso es de treinta minutos y como podréis suponer ellos están deseando salir al patio a jugar. ¿Adivináis donde van algunos de los bocadillos de martes y jueves?, ¿o qué pasa con el plátano del lunes?, ¿o con esa manzana pelada y ya oxidada a la hora que salen a jugar? 

Mi hijo come variado y quiero creer que sano pero me resulta complicado cumplir con este calendario de desayunos. Por ejemplo, el lunes tenemos fruta. En el colegio de Rayo hay jornada intensiva con lo que una pieza de fruta les sabe a poco a algunos niños. Sin contar con que no es fácil elegir aquella fruta que aguante bien. Los plátanos acaban poniéndose negros en la mochila y acaban tirándolos. La fruta pelada y cortada acaba oxidada y en la misma papelera. No todos los niños gustan de comerse fruta a bocados. En nuestro caso, algunos días se lleva una manzana entera, pero me confiesa que la mitad no se la come porque ¡quiere irse a jugar! Rayo come muy bien la fruta pero le gusta tomarla después de las comidas o como complemento de la merienda, en las mañanas no es muy frutero. 

Los martes y jueves tenemos bocadillo o sándwich. Estamos en las mismas. A veces se lo ha comido, pero muchos días me ha traído medio bocata a casa porque o ya no tenía más hambre o bien estaba pendiente del juego y los amigos. 

Los miércoles tenemos lácteos. Aquí sin problemas, una bebida láctea es fácil de encontrar en el mercado y supone una opción cómoda y rápida para los pequeños. 

Y los viernes tenemos galletas y zumo. Obviamente es su día preferido, raro es el niño que no acepta unas galletas. Aunque el zumo podemos obviarlo, los pediatras están hartos de repetirnos que hay que limitar su consumo por el alto contenido en azúcares. Con lo que incluirlo en una lista de desayunos saludables clama al cielo. 

Al final el calendario ha ido a parar a la papelera, porque la mitad de los días mi hijo no tomaba un tentempié en condiciones a la hora del recreo. Comprendo que desde el colegio quieran orientar o sugerir cómo mejorar la alimentación de nuestros hijos (a aquellas familias que lo necesiten), pero en nuestro caso lo único que ha hecho ha sido entorpecer y hacer que el niño coma peor. Además considero que no se respeta una máxima básica: cada niño es diferente y como tal tiene unos gustos o preferencias. Sí, a mi hijo le gusta la fruta por ejemplo y la come, pero no por las mañanas. Sí, come buenos bocadillos pero mejor por la tarde. Creo que es importante tener esto en cuenta y por eso creo que establecer estos desayunos no es una buena idea.

Así que Rayo lleva al colegio desayunos que sí come: galletas o barritas de cereales, lácteos, tortas de maíz o arroz, bollería casera, mandarinas (ahora que estamos en temporada, es una fruta muy cómoda para ellos que casi siempre gusta). No se trata de que quiera yo incumplir las pautas o normas dadas por el colegio. Simplemente sino se adaptan al bienestar de mi hijo, no me parece bien seguir con ello.

¿Qué opináis de los desayunos saludables? ¿En el colegio de vuestros hijos siguen esta moda? ¿Los cumplís?

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Ganador concierto María Parrado #DeConciertoconNancy


Como ya os anunciaba, el próximo 29 de noviembre la pequeña María Parrado, ganadora de La Voz Kids, dará un concierto gratuito exclusivo en el Teatro Lope de Vega de Madrid.

La ganadora de tres invitaciones para poder asistir a este precioso  espectáculo ha sido:


¡Enhorabuena María Isabel! Espero que lo disfrutes en familia y me cuentes cómo lo habéis pasado #DeConciertoconNancy.

viernes, 21 de noviembre de 2014

Prepara el cupcake más divertido y gana un taller de repostería con Alma Obregón

¿Te gusta cocinar con tu hij@? A mi me divierte mucho cocinar con Rayo, y como es tan teatrero cuando tenemos tiempo y se mete a la cocina conmigo, se pone su gorro de cocinero y su delantal a juego. ¡Os prometo que es verdad! Y así, de lo más propio, va directo a meter las manos en la masa J

Lo que más nos gusta hacer juntos son dulces. Cuando digo que le chifla meter las manos en la masa es literal. Le pirra preparar galletas, bizcochos y magdalenas. Harina hasta las pestañas, masa por el delantal, y el suelo,…, mejor no os cuento como queda el suelo. Pero después comer lo que él mismo ha elaborado es una recompensa sin igual. Nuestras famosas magdalenas no saben igual sin el toque de Rayo J

Si os he convencido y ya estáis buscando receta para preparar en compañía de los peques de la casa, ¡tengo algo que proponeros! ¿Y si te animas con una receta de cupcakes? ¿Y si te digo que puedes ganar un taller de repostería para tu hij@ y para ti con Alma Obregón? Ya sabía yo que te iba a picar la curiosidad, ¡te cuento!

Con motivo del lanzamiento del nuevo juguete de NenucoLa Tienda de Cupcakes’, la firma nos invita a elaborar un delicioso cupcake con nuestros hijos. Lo bueno de estas magdalenitas especiales es que podemos decorarlas de mil maneras, y como imaginación no les falta a los más pequeños, seguro que pueden quedar realmente graciosas.


 ¿Cómo participar?

-         Accede al perfil de Facebook de Nenuco pinchando aquí.
-         Sube una foto y la receta del cupcake que hayáis elaborado.
-         Tenéis de plazo hasta el 9 de diciembre.

El premio será un taller de repostería impartido por Alma Obregón para seis mamás (o papás, faltaría más) con sus peques. Será una experiencia única para los niños, de eso no me cabe duda.


¿Participamos? Se lo voy a contar a Rayo cuando vuelva del cole, a ver qué opina ;) 

jueves, 20 de noviembre de 2014

Mujeres blanditas y mujeres todoterreno


Tengo la firme creencia que las mujeres somos unas lobas, fuertes, feroces y hasta despiadadas. No está mal cuando el tema lo enfocamos a defender lo que es nuestro, proteger a nuestras crías, etc, etc. El problema es que, a veces, también nos comportamos como unas auténticas lobas con otras mujeres. 

La empatía brilla por su ausencia en ciertas ocasiones. Ayer mismo al finalizar mi tarde de amigas y café una de ellas me contaba de su sobrina. La muchacha, después de mucho esperar, está embarazada. Y, como a tantas mujeres le sucede, tiene unas horribles náuseas que no logra controlar ni tan siquiera con medicación. Y por ello ha cogido unos días de baja, porque la chica no debe encontrarse muy allá. Las palabras de mi amiga fueron: "me parece a mi que esta niña es muy blandita". 

Mi amiga es un cielo y yo sé que no lo dijo con mala intención. Pero ella está dentro de la categoría que yo denomino mujeres todoterreno: aquellas que no piensan mucho en sí mismas, y todo lo que les pase a ellas puede esperar. Mujeres que cuidan de los suyos sin pensar en nada más, relegando incluso su bienestar. Será por eso, digo yo, que piensa que su sobrina es blandita por coger unos días de reposo hasta encontrarse mejor. 

Pero esto es algo muy habitual que las mujeres, todas en algún momento, hacemos. Por norma general solemos ser muy fuertes, rudas a veces. Aunque cierto es que no todas somos iguales. Y entre nuestro género es muy habitual el "y yo más". Y después de ser madres, ¡mucho más!

Es como si la maternidad nos concediera un postgrado en la vida por el que nos sentimos capaces de juzgar a las demás mujeres. Muchas, de hecho, si han tenido un horrible embarazo, un mal parto, una tremenda cesárea, una lactancia del infierno, una crianza dura, etc, etc, etc, se ven en la necesidad de restregar en los morros sus desgracias y su aguante a las demás. Y tienen preferencia por aquellas mujeres que han tenido la fortuna de tener maternidades más relajadas o sosegadas. 

Por suerte, no se puede generalizar pero no son pocos los casos con los que me he topado. Creo que somos muy duras a la hora de juzgar a nuestro género, ¿no os parece? Quizá mi amiga podría haber empatizado más con su sobrina, hablar con ella para saber qué síntomas tiene, si puede comer, si se marea, si quiere que le lleve algún tupper con comidita casera o darla algún consejo para intentar mejorar su malestar. En lugar de eso, la juzga y da por hecho que quizá la maternidad le viene grande. 

¿Somos las mujeres muy duras con nosotras mismas? ¿Has recibido la dura crítica de otra mujer? ¿Cómo te has sentido?

Os propongo un ejercicio para hacer con otras mujeres, amigas, conocidas, vecinas, familia. Cuando sintamos la necesidad de juzgar hagamos un corazón como en el de la imagen del post. ¿Os atrevéis? :)